Los días nublados necesitan café doble. 

Cafe doble, por favor.

Deja un comentario